Inteligencia artificial, trabajo, gestión del miedo y desarrollo del talento

La rápida introducción de las nuevas tecnologías está provocando cambios importantes en nuestra forma de relacionarnos, y va a suponer, en un futuro no muy lejano, la aparición de nuevos puestos de trabajo y la desaparición de otros.

Dentro de estos avances, la progresiva implantación de maquinas con inteligencia artificial desempeñará un papel clave y exigirá el desarrollo del potencial y de las capacidades diferenciadoras de los seres humanos. Estas máquinas harán que muchas actividades se realicen de una forma más eficiente y eficaz, especialmente las de carácter repetitivo, pero también traerán consecuencias para aquellas personas que no sepan adaptarse a las nuevas circunstancias.

Según un reciente artículo publicado en prensa (Diario ABC de fecha 30 de enero de 2017, sección Sociedad), el instituto del banco japones Nomura y la Universidad de Oxford estiman que en 20 años la mitad de los trabajos actuales en japón podrían ser desempeñados por robots.

Tenemos, por tanto, ante nosotros un gran reto, que va a exigir, más si cabe, el desarrollo de cierto tipo de habilidades y capacidades intrínsecamente humanas, como la creatividad, el sentido de curiosidad o la intuición. En este entorno de creciente incertidumbre la incorrecta gestión del miedo será el principal obstáculo para nuestro crecimiento y desarrollo.

Expertos como Alfons Cornellá vienen explicando éstas y otras cuestiones, insistiendo en la necesidad de desarrollar habilidades para una correcta gestión del miedo, que haga de la incertidumbre una oportunidad más que una amenaza. De ello dependerá que los seres humanos seamos dueños de nuestra libertad o, por el contrario, esclavos de estos avances.

A continuación os dejamos un vídeo con una entrevista a Alfons Cornellá en la que se exponen aspectos sobre el futuro del trabajo, la inteligencia artificial y papel de los seres humanos.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.